La portada de hoy

Los turistas para Donald Trump son “potenciales terroristas’, la larga sombra de Bin Laden, diecisiete años después del atentado del 11-S

EL BESTIARIO

SANTIAGO J. SANTAMARÍA

Mataron a Osama, pero, si acertó y existe el paraíso yihadí, le sobran motivos para seguir festejando el ataque terrorista que orquestó contra Estados Unidos. El impacto sobre los infieles de Occidente, tanto sobre los Gobiernos como sobre los ciudadanos de a pie, no se diluye, se expande, restringiendo las libertades, socavando valores democráticos, pisoteando los derechos humanos. El ‘Estado Islámico’ (ISIS) y Al Qaeda generan nuevos miedos y dilemas en Oriente Próximo -especialmente hoy en Siria-, causando molestias antes desconocidas a todo aquel que se sube a un avión comercial. El horror vivido en Nueva York y Washington se repitió después en Londres, Madrid, París, Niza, Bruselas, Berlín, Barcelona… “Durante los seis años que cubrí las guerras de Centroamérica en los ochenta volaba de manera constante entre El Salvador, Guatemala y Nicaragua sin que nadie me examinara nunca en ningún aeropuerto para ver si llevaba encima una pistola, una granada o explosivos plásticos, mucho menos un temible cargamento de Colgate. Hoy todos somos terrorista en potencia, y más en el Gobierno de Donald Trump, especialmente en el caso de que seamos ciudadanos de otro país…”, recuerda el periodista y escritor inglés John Carlin

Lee más

Los ciudadanos de México desconfían de los medios de comunicación, ‘El Chapo’ cambió a su antojo la entrevista concedida a Sean Penn y Kate del Castillo para la revista Rolling Stone

EL BESTIARIO

SANTIAGO J. SANTAMARÍA

Factores como el efecto DonaldTrump y el terremoto ocurrido en septiembre del año pasado en el país volvieron a México el país más desconfiado a nivel global respecto a las noticias falsas o ‘fake news’. De acuerdo con el Trust Barometer 2018, realizado por la agencia de relaciones públicas Edelman, el 80 por ciento de los mexicanos considera a la información falsa como un arma que puede influir en su toma de decisiones. Esta es la proporción más alta entre la muestra de 28 países considerada para el estudio. “Algunas de las noticias de alto impacto, tras hechos como el terremoto, resultaron ser falsas y la gente comenzó a ser desconfiada”, señaló Stephen Kehoe, presidente global de reputación de Edelman. “Los ciudadanos necesitan ver que los medios están haciendo su trabajo”. El estudio reveló que, a nivel global, la confianza en los medios de comunicación se ubica en 43 por ciento entre la población general y en 53 por ciento entre la población más informada, lo que implica que son el tipo de institución con menor credibilidad, por debajo de las ONGs, las empresas y el Gobierno. Los medios tendrán un papel fundamental para construir credibilidad entre la población. “Será interesante ver cómo los medios deciden o no tomar esta oportunidad para construir confianza en los hechos que reportan”, dijo el líder global de la firma.

Lee más