El narcisista Dorian, nombre universalizado por Oscar Wilde, se resiste a ‘envejecer’ en tiempos de huracanes lentos, Cancún no olvida a Wilma

EL BESTIARIO

SANTIAGO J. SANTAMARÍA GURTUBAY

No se conoce el efecto del calentamiento global sobre los ciclones salvo que los hace más imprevisibles. La temporada de huracanes en el Atlántico nos recuerda la fuerza destructiva de la naturaleza. Este año, Dorian, una descomunal tormenta, acaba de arrasar Bahamas después de haber cambiado de rumbo varias veces y se encamina hacia la costa de Estados Unidos. Hay zonas de Nueva York que todavía se están recuperando del Sandy, que impactó en 2012, mientras que Puerto Rico sufre las consecuencias de María, que pasó hace dos años. Nueva Orleans nunca fue la misma después del Katrina: en este caso no se trató solo de la fuerza de la tormenta, sino de la sensación de abandono por parte de una Administración que desplegó toda su incompetencia, algo parecido a lo ocurrido en Puerto Rico. En Cancún nunca nos olvidaremos del Wilma, otro ‘Dorian’ que tocó tierra en la Península de Yucatán, el 21 de octubre del 2005, como un poderoso huracán categoría 4, con vientos por encima de las 250 millas por hora.

 

El ojo del huracán Wilma pasó primero sobre la isla de Cozumel, antes de tener su primer contacto ‘oficial’ sobre la península cerca de Playa del Carmen. Algunas partes de Cozumel experimentaron la calma en el ojo de Wilma por varias horas, con cielos azules y algunos momentos soleados. Los daños en dicha isla fueron devastadores, lo mismo que toda la parte norte del Estado de Quintana Roo. El ojo se movió lentamente hacia el norte, pasando justo al Este Noreste de Cancún. Diversas zonas tuvieron vientos de huracán por más de 70 horas consecutivas, debido a que un frente frío no permitía que Wilma avanzara. Así pues, estuvo ‘estacionario’ sobre Cancún, causando destrucción de proporciones épicas, sobre todo en la zona hotelera, localizada justo frente a las playas. Con un recorrido lento de apenas 6 kilómetros a la hora, prolongó su estancia en la ciudad de Cancún. Wilma comenzó a acelerar en las primeras horas del 23 de octubre. Abandonó Yucatán por su extremo noreste y se internó en el golfo de México como un huracán de categoría 2. No pudo aguantar la utopía de la eterna juventud.

Dorian es una de las tormentas más fuertes que se hayan creado en el Atlántico y sus efectos sobre Bahamas son todavía inciertos, porque los servicios de rescate no han podido acceder a las zonas más afectadas. Las autoridades se temen lo peor. El primer ministro Hubert Minnis resumió así la situación: “Bahamas está ahora mismo en guerra, atacado por un huracán y no dispone de armas para defenderse de semejante asalto”. Todavía no están claros los efectos de la crisis climática sobre los huracanes. Algunos científicos sospechan que puede ser el motivo de que los huracanes avancen más lentamente. Se trata de un comportamiento inesperado y tremendamente peligroso porque se quedan colgados durante días sobre un lugar: la parsimonia de estos monstruos aumenta sus efectos devastadores. Es lo que ocurrió en Texas hace dos años con Harvey y ahora en Bahamas.

Como la gota fría en España, se trata de una catástrofe natural previsible en sus rutinas, pero incontrolable. Sabemos lo que va a pasar, pero por mucho que nos preparemos seguimos indefensos ante la naturaleza desatada. Debería significar una poderosa lección para todos los negacionistas del cambio climático, por ejemplo el partido ultra español Vox, que se negó a firmar una declaración en el Senado sobre los incendios en Gran Canaria, en días atrás de agosto, porque hacía referencia a esta amenaza. Uno de los efectos más devastadores de la crisis climática es la incertidumbre, la ruptura de las reglas que han regido la vida durante los últimos milenios, así como el aumento de fuerza de fenómenos naturales ya conocidos, pero que se vuelven mucho más imprevisibles.

 

Emergencia en Florida, Georgia, Carolina del Norte y Carolina del Sur, ante Dorian que deja, hasta el momento, 20 muertos en Bahamas

El balance de víctimas mortales en Bahamas por el paso del huracán Dorian volvió a crecer. Hasta este jueves, 5 de septiembre, al menos 20 personas han fallecido como consecuencia del ciclón, que ha devastado parte del archipiélago caribeño, según los últimos datos hechos públicos por el Gobierno. Dorian se dirige ahora a la costa nororiental de Florida, con vientos sostenidos de hasta 165 kilómetros por hora e intensas lluvias y, a pesar de que el huracán se ha ralentizado, bajando a una categoría 2, ha adquirido mayor tamaño, por lo que sigue siendo igual o más peligroso que antes, según datos del Centro Nacional de Huracanes de Estados Unidos (NHC, según las siglas en inglés).Debemos esperar que se registren más muertes”, advirtió horas antes el primer ministro de Bahamas, Hubert Minnis. Las noticias que llegaban desde las islas Ábaco, donde residen unas 17.000 personas, apuntaban a una devastación “sin precedentes”, añadió. Mientras en la costa de Estados Unidos afectada por el huracán se ordenan evacuaciones forzosas para evitar bajas, la cadena de televisión CNN ha comenzado a emitir imágenes aéreas de la isla Gran Ábaco, que muestran escenas de daños catastróficos, con centenares de viviendas sin techo, coches volcados, enormes inundaciones y escombros por todos lados. “Muchas partes de Ábaco están diezmadas. Hay fuertes inundaciones, daños graves a los hogares, negocios y otros edificios e infraestructuras”, señaló Minnis. Los habitantes de las Bahamas han soportado “horas y días de terror, temiendo por sus vidas y las de sus seres queridos”. Según el ministro del Interior de Bahamas, Marvin Dames, “esta es una crisis de proporciones épicas, quizás la peor que jamás hayamos vivido”.

En EE UU, en este momento, una de las principales preocupaciones de las autoridades, más allá de los daños que puedan provocar los vientos en árboles o tejados, es el efecto de las olas del mar empujadas hacia la costa, que podrían provocar inundaciones importantes, sobre todo al coincidir con la marea alta. Se estima que el agua podría alcanzar hasta dos metros de altura en algunas de las franjas costeras estadounidenses que serán azotadas por el huracán. Tras pasar por Florida, a Dorian se le espera en Georgia y las Carolinas, este perturbador fin de semana. Los cuatro Estados se encuentran en estado de emergencia a consecuencia de Dorian. Según ha dicho el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, tras recibir el informe diario sobre el huracán, Dorian es “errático, poderoso y lento”. Desde el norte de Cabo Cañaveral (Florida) hasta Carolina del Norte pasando por Georgia y Carolina del Sur, a lo largo de esa inmensa línea de costa, hay declarada una emergencia de marejada ciclónica. Según advirtió en la conferencia de prensa de esta mañana de miércoles el director del Centro Nacional de Huracanes, Ken Graham, el 90% de las muertes provocadas por estas tormentas son debidas al agua. “Hay que tener en cuenta la velocidad del viento pero la tormenta y la lluvia que se provoca es clave”, explicó Graham. “El agua es la responsable de las muertes en estas tormentas tropicales, así que, por favor, escuchen a las autoridades locales”, insistió el director del NHC.

En Florida, la corriente se tragó a una mujer que se encontraba en la orilla de una playa de Jacksonville. Según la oficina del sheriff, la mujer fue rescatada por un socorrista. El alcalde de Jacksonville recordaba a los residentes vía Twitter que se alejaran del agua y se mantuvieran alejados de las playas. Por su parte, el Gobernador de Carolina del Norte, Roy Cooper, ha informado de la primera muerte en su Estado relacionada con Dorian. Un hombre de 85 años ha fallecido como consecuencia de caer desde una escalera mientras preparaba el tejado de su casa para resistir al huracán.

 

El número de tormentas tropicales y de huracanes en el Atlántico Norte no se ha acrecentado en las últimas décadas, pero sí la intensidad

Dorian es el segundo huracán más violento del que se tiene registro, igualado con otros dos de 1988 y 2005 por la velocidad máxima alcanzada de sus vientos, con picos de 295 kilómetros por hora registrados el domingo, 1 de septiembre. El récord pertenece a Allen, que en 1980 alcanzó 305 kilómetros por hora. La velocidad máxima de los vientos es el principal criterio para categorizar a los huracanes, según la escala Saffir-Simpson, que va de 1 a 5. Aviones especiales estadounidenses miden esa variable varias veces por día para determinar la categoría del huracán. El número de tormentas tropicales y de huracanes en el Atlántico Norte no se ha acrecentado en las últimas décadas, pero la intensidad de los huracanes tiende a ser mayor. Dorian es el quinto huracán categoría 5 desde 2016. Ninguno alcanzó ese nivel entre 2008 y 2015, pero entre 2003 y 2007 hubo ocho, entre ellos Katrina, que devastó Nueva Orleans en 2005.

Además de Dorian, han entrado en escena las tormentas tropicales Ferdinan, en el golfo de México, y Gabrielle, en medio del Atlántico, han entrado en escena. Ferdinan está produciendo intensas lluvias y vientos racheados en la parte nororiental de México y en el valle de río Grande, (Texas) pero se espera que se disipe mañana jueves. Gabrielle se formó en las últimas horas en aguas abiertas del océano Atlántico y está localizada a más de mil kilómetros al oeste-noroeste de las islas de Cabo Verde, según el NHC.

 

El retrato de Dorian Gray, una de las últimas obras clásicas de la novela de terror gótica, con una fuerte temática faustiana

El retrato de Dorian Gray o El cuadro de Dorian Gray (original en inglés: The Picture of Dorian Gray) es una novela escrita por el autor irlandés Oscar Wilde. Originalmente publicada el 20 de junio de 1890, como cuento en Lippincott’s Monthly Magazine, una revista mensual literaria estadounidense, Wilde revisaría la obra, haría varias modificaciones y agregaría nuevos capítulos. El retrato de Dorian Gray, una de las últimas obras clásicas de la novela de terror gótica con una fuerte temática faustiana, además muestra un pintor con afecto íntimo y directo con el personaje principal. El libro causó controversia cuando fue publicado por primera vez; sin embargo, es considerado en la actualidad como “uno de los clásicos modernos de la literatura occidental”. Fausto es el protagonista de una leyenda clásica alemana, un erudito de gran éxito, pero también insatisfecho con su vida, por lo que hace un trato con el diablo, intercambiando su alma por el conocimiento ilimitado y los placeres mundanos. La historia de Fausto es la base de muchas obras literarias, artísticas, cinematográficas y musicales. El Fausto histórico, Johann Georg Faust, nació probablemente en 1480 en la ciudad de Knittlingen, situada en el actual Estado alemán de Baden-Wurtemberg. Se dice que murió en 1540 en Staufen de Brisgovia, quizá debido a una explosión durante un experimento con sustancias químicas. Se supone que vivió en Colonia, en Leipzig y en otras ciudades. Su nombre pudo ser Georgius Faustus. Philipp Melanchthon, el gran reformador, afirmaba haber conocido en persona a Fausto. Según Melanchthon, el lugar de nacimiento de Fausto había sido un pueblo llamado Kundling, no lejos de Bretten; se decía que Fausto andaba siempre con dos perros que eran demonios.

Basil Hallward es un artista que queda fuertemente impresionado por la belleza estética de un joven llamado Dorian Gray y comienza a admirarlo. Basil pinta un retrato del joven. Charlando en el jardín de Hallward, Dorian conoce a un amigo de Basil y empieza a cautivarse por la visión del mundo de Lord Henry. Exponiendo un nuevo tipo de hedonismo, Lord Henry indica que “lo único que vale la pena en la vida es la belleza, y la satisfacción de los sentidos”. Al darse cuenta de que un día su belleza se desvanecerá, Dorian desea tener siempre la edad de cuando Basil le pintó en el cuadro. Mientras él mantiene para siempre la misma apariencia del cuadro, la figura retratada envejece por él. Su búsqueda del placer lo lleva a una serie de actos de lujuria; pero el retrato sirve como un recordatorio de los efectos de su alma, con cada pecado la figura se va desfigurando y envejeciendo.

 

Oscar Wilde retrató a la perfección, con ojo crítico, a la sociedad victoriana y el tema de la vanidad, de la locura y la enajenación

La novela mezcla realidad y fantasía en su estructura, a la manera propia de los cuentos moralistas como «El príncipe feliz» o «El ruiseñor y la rosa» que escribía Wilde por aquel entonces. Cuenta la obsesión de un hombre atractivo y exitoso por mantenerse siempre joven, después de que un amigo, el pintor Basil Hallward, le retratara soberbiamente en un lienzo. Su deseo se convierte en tragedia tras darse cuenta de que su petición ha sido en efecto escuchada, lanzándose así en un espiral de odio y vicio. Oscar Wilde supo retratar a la perfección, con gran ojo crítico, tanto a la sociedad de su época (finales del siglo XIX, en plena época victoriana) como el tema de la vanidad, de la locura y la enajenación. Su perfección como retratista y sus descripciones cautivaron a un gran público; sin embargo, el carácter, en ocasiones, presumido, indolente y afectado de Dorian Gray se volvieron en contra del autor con ocasión de los juicios que se celebraron en Londres a propósito de su homosexualidad (entonces, un delito por el que se podía ir a la cárcel). Oscar Wilde se defendió admirablemente en el estrado, después de que fueran leídos en voz alta varios pasajes del libro en los que se podría entrever cierta conducta aduladora y delicada entre Dorian y el pintor Basil. Oscar Wilde afirmó que no se podía juzgar en modo alguno a “un hombre por lo que escribe”.

Hoy en día, el mito de Dorian Gray está extendido en la cultura occidental como un sinónimo de vanidad y de deseo de imperturbabilidad. Así, en honor a la belleza y la maldad de esta carismática figura se han hecho obras de teatro y películas memorables. El retrato de Dorian Gray parte del argumento universal de la eterna juventud; no obstante, el verdadero tema central de la novela es el narcisismo, ya que el personaje principal posee una excesiva admiración por sí mismo, hasta el extremo de no desear otra cosa que conservarse tal y como aparecía en el cuadro para siempre. Pero no se trata de la primera vez que aparece el narcisismo como tema. Ya Ovidio había incluido dentro de sus Metamorfosis el mito de Narciso. Otros autores hablan del dandismo incluido en la novela, caracterizado por la elegancia y el buen tono de algunos personajes. Los vínculos entre narcisismo y dandismo son evidentes, pero no se trata de lo mismo. Por ejemplo, Dorian Gray sería el arquetipo de narcisismo, mientras que el dandi puede ser Lord Henry, con su manera de comportarse y su templada forma de hablar. El fin supremo de la vida para Lord Henry es la satisfacción de los deseos inmediatos, lo cual lleva a incluir al hedonismo cirenaico en la temática de la novela. Esta filosofía de vida se observa en las alusiones al placer que hace Lord Henry. Todos estos temas aparecen en la novela, pero siempre partiendo del argumento universal de la eterna juventud. Además, se tratan otros aspectos como la decadencia tanto de la sociedad (bajo el reinado de Victoria I) como del personaje de Dorian Gray y la corrupción de su alma. Asimismo, aparecen retratadas la vanidad, la arrogancia y la moral perversa y torcida de la sociedad de la época.

 

Dorian comienza a convencerse de que la belleza es lo único que vale la pena tener en la vida y desea que el retrato envejezca en su lugar

Se trata de una novela de estética decadente, animada por el personal modo y talante del escritor, donde alcanza el punto culminante de sus teorías vitalistas y neopaganas: el hedonismo como eje de la vida y el culto apasionado a la belleza y a la juventud como móviles del individuo. El preciosismo decorativo constante en cada página atenúa la fuerza dramática de esta obra, la cual sin embargo, es la más completa y típica de la escuela decadente inglesa; asimismo, señala la audaz y violenta reacción de toda la época victoriana, contra la moral de la burguesía que pretendía convertir el arte en un instrumento didáctico. En su novela, la riqueza fantástica halla su expresión más adecuada en un estilo luminoso y refinado, y la paradoja gobierna y regula la materia y la palabra, la escena y el diálogo, Wilde trata de mostrar la transfiguración que el arte opera sobre la realidad. La novela inicia cuando Lord Henry Wotton observa a su amigo Basil Hokam Hallward pintando el retrato de un hermoso joven llamado Dorian Gray. Dorian llega poco después y conoce a Lord Henry. Lord Henry charla sobre su propia idea del mundo y Dorian comienza a convencerse de que la belleza es lo único que vale la pena tener en la vida y desea que el retrato, que Basil está pintando, envejezca en su lugar.

Bajo la influencia de Lord Henry, Dorian comienza a explorar sus sentidos. Una noche descubre a Sibyl Vane, una actriz que trabaja en un sucio teatro interpretando obras de Shakespeare. Dorian le propone matrimonio. Sibyl cuenta sus planes a su madre y a su hermano, refiriéndose a su prometido como ‘Príncipe Encantador’. Su hermano, James, advierte que si el ‘Príncipe Encantador’ le hace daño alguna vez, él lo matará. Dorian invita a Basil y Lord Henry a ver actuar a Sibyl en su representación de Romeo y Julieta. Pero Sibyl, embargada por la emoción del próximo matrimonio y enamorada de Dorian, pierde interés en el teatro, por lo que esa noche interpreta pésimamente a Julieta. Después de la función, Dorian rechaza a Sibyl, cruelmente, diciendo que su belleza radicaba en su arte y, como ya no podía actuar, entonces Dorian ya no está interesado en ella. Cruelmente, decide romper la promesa de matrimonio y no ver más a Sibyl. De regreso en casa, nota que el cuadro de Basil ha cambiado, por lo que se da cuenta de que su deseo se ha cumplido: el retrato tiene ahora una sutil mueca de crueldad en sus labios.

A partir de entonces, la edad y los pecados que Dorian cometa se verán marcados en el retrato mientras que él mismo conservará su aspecto exterior sin ningún cambio. Dorian decide reconciliarse con Sibyl, pero a la mañana siguiente Lord Henry le da la noticia de que Sibyl se ha suicidado tomando ácido prúsico. Dorian oculta el cuadro en una habitación, a la que solamente él tiene acceso. Durante los siguientes dieciocho años, Dorian experimentará todos los vicios posibles, bajo la influencia de una “ponzoñosa” novela francesa, obsequio de Lord Henry. Una noche, antes de partir con destino a París, Basil visita a Dorian en su casa para cuestionarlo acerca de todos los rumores que circulan sobre sus pecados y vicios y sobre las personas corrompidas por su influencia. Dorian culpa al propio Basil de su destino y lo apuñala en un arranque de odio contra Basil. Para deshacerse del cadáver, Dorian chantajea a Alan Campbell, un químico, para que destruya el cuerpo con ácido. Buscando alivio y olvido para su crimen, entra a un fumadero de opio. Allí, James Vane, el hermano de Sibyl, escucha a una mujer llamarlo ‘Príncipe Encantador’ y lo sigue con intenciones de matarlo, pero desiste y lo deja ir debido a que la apariencia juvenil de Dorian hace improbable que haya estado involucrado en el suicidio de su hermana Sibyl hace dieciocho años. La mujer que conocía el sobrenombre ‘Príncipe Encantador se le acerca para reclamarle por no haberlo matado, revelándole que Dorian no ha envejecido desde hace dieciocho años, según ella, por un pacto con el diablo.

 

Entra a la habitación donde ha mantenido su retrato escondido, pero descubre que ahora su apariencia es aún peor, acuchilla el cuadro

En el transcurso de una cena, Dorian se desmaya de terror al ver al hermano de Sibyl Vane, James, acechándolo. Al día siguiente, durante una partida de caza, James es alcanzado accidentalmente por un disparo destinado a matar a una liebre. James Vane muere ahí mismo. Después de regresar a Londres, Dorian informa a Lord Henry su decisión de enmendar su camino. De ahora en adelante, corregirá su vida y por lo pronto abandona, sin corromper, a su última conquista romántica: una bella joven que vive en el campo llamada Hetty Merton. Lord Henry no cree que esta acción sea sincera, mientras que Dorian se pregunta si este gesto de renuncia al vicio se reflejará en el retrato, mejorando su aspecto. Una vez que Lord Henry se retira, Dorian Gray entra a la habitación donde ha mantenido su retrato escondido, pero descubre que ahora su apariencia es aún peor. Se da cuenta de que el gesto que tuvo de dejar intacta la virtud de Hetty fue provocado únicamente por vanidad, curiosidad o búsqueda de nuevas sensaciones.

Entonces descubre que solo una confesión completa de sus pecados lo redimirá, pero no está dispuesto a afrontar las consecuencias. En un arranque de furia, ataca la pintura con el mismo cuchillo con el que asesinó a Basil. Los criados escuchan un grito desde la habitación clausurada. La policía ya alertada y los criados entran con algunas dificultades para encontrar el retrato de su amo con la frescura y la lucidez de la adolescencia que tenía antes. Al lado suyo, sin embargo, encuentran tirado en el piso el cuerpo muerto de un hombre mayor consumido y decrépito, apuñalado en el corazón, con un rostro repulsivo lleno de arrugas; solo por medio de los anillos de su mano son capaces de reconocerle como Dorian Gray.

 

Wilma nació en el Atlántico oeste y el este del Caribe, al suroeste de la isla de Jamaica, en la segunda semana de octubre del 2005

La segunda semana de octubre de 2005, una gran y compleja zona de bajas presiones se desarrolló sobre el Atlántico oeste y el este del Caribe. Esta área de clima perturbado, al suroeste de Jamaica, se fue organizando lentamente hasta convertirse en una depresión tropical al cabo de 24 horas, el 15 de octubre. Posteriormente, se convirtió en una fuerte tormenta tropical el 17 de octubre. Wilma fue el primer huracán de la historia en recibir un nombre comenzando por ‘W’ desde la denominación alfabética que comenzó en 1950 y empató el récord de más tormentas en una temporada que hasta ahora tenía la de 1933. El mecanismo de la tormenta consistió en un movimiento lento por las aguas cálidas que fue reforzándose continuamente hasta que se convirtió en un huracán el 18 de octubre. Este hecho le hizo el decimosegundo huracán de la temporada e igualó el récord establecido en la temporada de 1969. El Wilma comenzó una rapidísima intensificación la tarde del día 18… Se reforzó desde los 110 kilómetros de una tormenta tropical hasta llegar a ser un potente huracán de Categoría 5 con vientos que llegaban a los 280 kilómetros por hora. El 21 de octubre, Wilma tocó tierra en la península de Yucatán como un poderoso huracán…

La pared sudoriental del ojo del huracán pasó el área de Key West (en el sur de los Cayos de la Florida) en la mañana del 24 de octubre. Para entonces, el ojo de Wilma medía aproximadamente 56 kilómetros de diámetro. La parte norte del ojo cruzó al sur y centro del condado de Palm Beach, tras lo cual el sistema hizo un trayecto diagonal hacia la porción sur de la península de la Florida. Algunas ciudades de la zona sur de Florida, incluyendo Palm Beach, Fort Lauderdale y Miami, sufrieron severos destrozos como resultado de los vientos del huracán Wilma. El huracán Wilma volvió a intensificarse hasta alcanzar la categoría 3 antes de tocar tierra en Florida.

 

Inesperadamente, Wilma logró volver a intensificarse sobre la corriente del Golfo y volvió a ser categoría 3 al norte de las islas Bahamas

El trayecto sobre la península debilitó ligeramente a la tormenta, que se internó en el océano Atlántico como un huracán categoría 2 aproximadamente seis horas después de tocar tierra. Inesperadamente, Wilma logró volver a intensificarse sobre la corriente del Golfo y volvió a ser categoría 3 al norte de las islas Bahamas recuperando toda la fuerza que había perdido en las últimas 12 horas. Sin embargo, el 25 de octubre, debido a la baja temperatura del agua ahí (a causa del frente frío) el huracán comenzó a debilitarse gradualmente y se volvió extratropical más tarde. Esto sucedió el mismo día al sur de Nueva Escocia cuando aún conservaba intensidad de huracán y dejó sentir sus vientos secundarios sobre una gran área que abarcó los estados de Nueva York, Pensilvania, Nueva Jersey y la zona de Nueva Inglaterra en Estados Unidos y algunas partes de Canadá…

Las primeras informaciones sobre Wilma que llegaron fueron de los corrimientos de tierras en Haití, en los que murieron al menos 12 personas. Una persona falleció en Jamaica el 16 de octubre, cuando la entonces depresión tropical golpeó la región por un tiempo muy prolongado, lo que provocó inundaciones y deslizamientos de lodo que bloquearon carreteras y dañaron viviendas. Casi 250 personas tuvieron que ser evacuadas a albergues de emergencia en la isla. Por lo menos ocho muertes fueron reportadas en México. Dos ocurrieron en Playa del Carmen, debido a una explosión de gas provocada por los fuertes vientos. En Cozumel se reportaron cuatro decesos y en Cancún uno, provocado por una ventana destruida por el viento. Una persona murió en el Estado de Yucatán tras la caída de un árbol. Ninguna de estas muertes fue confirmada por fuentes oficiales. En Cuba, un autobús que trasladaba personas evacuadas se accidentó, siniestro en el que murieron cuatro de sus ocupantes, tres de ellos turistas extranjeros.

Por lo menos 35 decesos relacionados con el huracán Wilma se han reportado en Estados Unidos, todos en el Estado de Florida. Un hombre en Coral Springs que inspeccionaba los daños durante el ojo del huracán murió por la caída de un árbol, según oficiales del condado de Broward. Otras tres muertes ocurrieron en los condados de Collier y Palm Beach provocadas por escombros y trozos de objetos destrozados arrojados por el viento. Además, se reportó un ahogamiento en el lago Maule al norte del condado de Miami-Dade tras el volcamiento de un bote. También se atribuyeron a Wilma al menos 26 muertes indirectas. Las muertes directas se refieren a aquellas causadas por los efectos de los vientos, inundaciones, tornados, marejadas u otros efectos oceánicos de Wilma. Las indirectas son aquellas causadas por accidentes relacionados con el huracán (como accidentes automovilísticos, incendios u otros incidentes), las ocurridas durante la limpieza tras el paso del huracán, y las atribuibles a consecuencias del huracán sobre la salud de miembros de la comunidad afectada (intoxicaciones, enfermedades, etcétera).

 

Las consecuencias del desastre se alargaron hasta varios meses después, por la falta de afluencia del turismo nacional e internacional

El impacto económico del huracán Wilma fue uno de los mayores en la historia de México, por detrás del Huracán Pauline, y provocó unas pérdidas de 7.5 billones de dólares. Su reconstrucción ha significado un costo económico y temporal desmesurado. En México, por sectores, los más afectados fueron el turismo y la agricultura. Los daños de este último se cifraron en 4.6 millones de dólares. En cuanto al núcleo duro de la economía del área, el turismo, afectó a la franja conocida como ‘la zona hotelera’, en la que se concentran los hoteles más lujosos de Cancún como el Hilton Cancun Golf & Spa Resort, Fiesta Americana Coral Beach, el JW Marriott, el Ritz Carlton, el Melia, los Palace Resorts, etc. Acabada la tormenta de tres días, se iniciaron las tareas de reconstrucción y el gobierno de Vicente Fox envió significativas ayudas para el sector. Sin embargo, las consecuencias del desastre se alargaron hasta varios meses después, por la falta de afluencia del turismo nacional e internacional.

En México, el gobierno procuró amparar a los trabajadores para que estos no perdieran sus empleos en el sector turístico. Una de las medidas adoptadas fue sancionar a aquellos patrones de la industria hotelera y restaurantera que redujeran su plantilla de trabajo. Sin embargo, el ingreso principal de los trabajadores de la industria turística son las comisiones y propinas, mismas que no se generaron durante los meses que se prolongó la reconstrucción y rehabilitación de la Zona Hotelera. En las semanas posteriores al paso del huracán presentaron algunas carencias, sobre todo en las comunicaciones electrónicas, mismas que fueron recuperadas en poco tiempo. A excepción de la telefonía tradicional, las ciudades afectadas quedaron parcialmente incomunicadas por un par de días. En algunas zonas de la ciudad de Cancún el agua corriente tardó tres días en volver a los hogares. La luz eléctrica fue sustituida por linternas y velas durante algunos días en algunos sectores. A cualquier hora del día y de la noche se podían ver grupos de trabajadores del Estado, Ejército Mexicano y miembros de la sociedad limpiando las calles, restableciendo los servicios públicos, principalmente el sustituir las decenas de torres de electricidad que quedaron dobladas por la mitad para restablecer la energía eléctrica en los sectores afectados. Aprovechando el desorden, decenas de supermercados fueron desvalijados. Los asaltantes robaron desde productos de primera necesidad hasta artículos de lujo como motos de agua, televisiones de plasma…

 

El huracán Dorian se cebó durante dos días en las islas noroccidentales de Bahamas: “No hay infraestructuras capaces de soportar un azote así”

Clavado durante dos días encima de las islas noroccidentales de Bahamas, azotando con una intensidad nunca antes vista en este archipiélago habituado a las inclemencias del final del verano, el huracán Dorian avanzaba lentamente, debilitado hasta una categoría 2, hacia las costas estadounidenses. Atrás deja un rastro de absoluta devastación sobre el que empezarán a desplegarse los servicios de emergencia. “Bahamas está ahora mismo en guerra, atacado por el huracán”, dijo el primer ministro, Hubert Minnis, “y no dispone de armas para defenderse de semejante asalto del enemigo”. “En esta etapa lo que tenemos son datos secundarios ya que, debido a la enorme intensidad del huracán, el Gobierno ha impedido la entrada en la zona. Hasta que no estén los equipos sobre el terreno, no tendremos una visibilidad clara de las necesidades”, explica Regis Chapman, jefe de la oficina para el Caribe del Programa Mundial de Alimentos de la ONU, que viajaba de Barbados a Bahamas.

“Bahamas es un país más desarrollado, tiene mejores infraestructuras y estándares de construcción que otros países del Caribe, y el Gobierno sigue intacto en la capital, lo cual facilitará la coordinación de la emergencia. Pero hay que tener en cuenta que el huracán, con categoría 5, estuvo dos días clavado encima de las islas, y no hay infraestructuras capaces de soportar un azote así”, añade Chapman. Las Ábaco, castigadas con especial virulencia por el Dorian, que dejó al menos siete muertos en este entramado compuesto de dos islas (Gran Ábaco y Pequeña Ábaco) y un gran número de cayos, no responden al estereotipo de complejos turísticos y cruceros que se asocia con Bahamas. Escasamente pobladas, sus 13.000 habitantes se dedican principalmente a la pesca. Hay numerosos inmigrantes haitianos, muchos de ellos huidos de otros desastres naturales como el terremoto de 2010.

Gran Bahama, isla a la que golpeó el huracán después de cebarse con las Ábaco, tiene una población de 52.000 habitantes y más infraestructura turística, con resorts, puertos deportivos y campos de golf. Sus idílicas cabañas y la oferta de actividades acuáticas la convierten en un destino popular entre familias estadounidenses. Su capital, Freeport, es la segunda mayor ciudad de Bahamas, y su aeropuerto se encontraba anegado bajo dos metros de agua, según Associated Press. Con siete muertes confirmadas la noche del martes, el primer ministro aseguró: “Podemos anticipar que habrá más fallecidos”.  La violencia de los vientos y las lluvias arrasó hasta 13.000 casas, un 45% del total de las viviendas de Gran Bahama y las Ábaco, según Cruz Roja. Más de 60.000 personas necesitarán comida y agua potable, según oficiales de Naciones Unidas. El ministro de Sanidad, Duane Sands, confirmó que la infraestructura sanitaria ha quedado arrasada y que las inundaciones han dejado inutilizable el principal hospital de Gran Bahama. El hospital de las islas Ábaco mantiene su actividad y acoge a 400 personas, pero necesita con urgencia medicinas, agua potable y víveres. “Confirmaremos sobre el terreno cuál es la verdadera situación”, dijo Sands. “Esperamos y rezamos por que la pérdida de vidas sea limitada”. “Lo más urgente son medicinas, comida y agua potable, cuyas reservas típicamente se ven afectadas en estas catástrofes”, explica Chapman. “También hay que tener en cuenta que estos sucesos son traumáticos y producen un enorme impacto en las personas. La atención a los afectados debe ser duradera”.

 

Después de la Guerra de Independencia, miles de estadounidenses leales a la corona británica se asentaron en las Bahamas junto con sus esclavos

Bahamas, oficialmente la Mancomunidad de las Bahamas (en inglés: Commonwealth of the Bahamas), es uno de los trece países que forman la América Insular, Antillas o Islas del Caribe, uno de los treinta y cinco del continente americano. Su capital y ciudad más poblada es Nassau, situada en la isla de New Providence. Constituido por más de setecientas islas (de las cuales, 24 están habitadas y más de 700 deshabitadas), cayos e islotes en el océano Atlántico, está ubicado al norte de Cuba, Haití y República Dominicana, noroeste de Islas Turcas y Caicos, al sureste del estado estadounidense de Florida y al este de los Cayos de la Florida. Geográficamente las Bahamas forman, junto con las Islas Turcas y Caicos, el Archipiélago de las Lucayas, también denominado por extensión Bahamas. Por manifiesto de la Real Fuerza de Defensa de las Bahamas, el territorio de las Bahamas ocupa 180.000 millas cuadradas de espacio oceánico, si bien las medidas oficiales les aportarían mucho más espacio económico. Originalmente habitadas por los lucayos, una rama de la etnia taína, las Bahamas fueron el sitio donde Cristóbal Colón llegó en su primer viaje al Nuevo Mundo en 1492 (isla de San Salvador). Luego fueron colonizadas por los españoles desde 1513 hasta 1648, cuando colonos ingleses procedentes de la isla de Bermudas se establecieron en la isla de Eleuthera.

Las Bahamas se convirtieron en una colonia de la corona británica en 1718, cuando los británicos prohibieron la piratería. Después de la Guerra de Independencia de Estados Unidos, miles de estadounidenses leales a la corona británica se asentaron en las islas junto con sus esclavos, lo que llevó a una economía basada en las plantaciones. Después de que Gran Bretaña prohibiera el comercio de esclavos en 1807, la Royal Navy llevó muchos de los nuevos esclavos ilegales africanos a las Bahamas durante el siglo XIX. Cientos de esclavos escaparon de las islas hacia Florida, y cerca de 500 fueron liberados desde barcos mercantes estadounidenses. La esclavitud quedó abolida en las Bahamas en 1834. Aún hoy gran parte de la población es descendiente de estos esclavos liberados. Las Bahamas alcanzaron su independencia como Monarquía en la Mancomunidad de Naciones el 10 de julio de 1973. En términos de renta per cápita, las Bahamas es uno de los países más ricos de América del norte (por detrás de Estados Unidos y Canadá).

Una representación del primer viaje de Colón, reclamando la posesión del Nuevo Mundo para España en la Isla Watling, una isla de Las Bahamas que los nativos llamaron Guanahani y que llamó San Salvador, el 12 de octubre de 1492.​ Las islas estuvieron ocupadas, desde al menos quinientos años antes de la llegada de los europeos, por un grupo de personas llamadas lucayos, descendientes de los aborígenes arahuacos, que vivían originalmente al norte de Sudamérica, en las islas del Caribe y en Florida. Se caracterizaban por tener una vida apacible y por vivir de la pesca y del cultivo del maíz. En 1492 Cristóbal Colón desembarcó en la orilla de una pequeña isla, llamada Guanahani por los autóctonos. Colón le puso el nombre de San Salvador y reclamó la isla para España. Allí, Colón sometió a los lucayos al trabajo de la búsqueda de oro. Se estima que 40.000 arahuacos perdieron la vida por resistirse a trabajar en esa empresa. La posterior desaparición de los arahuacos en tan solo veinticinco años, y la de otros pueblos, se debió en gran medida a ésta y a posteriores expediciones europeas a la región.

Desde finales del siglo XV hasta finales del siglo XVIII, las Bahamas estuvieron bajo soberanía española, aunque las islas, por su situación estratégica en la ‘Ruta del Galeón’, y por formar el archipiélago un auténtico laberinto insular, paulatinamente fueron transformándose en escondites y nidos de piratas, bucaneros y filibusteros, especialmente ingleses. Así en el siglo XVIII, los lealistas británicos que habían dejado Nueva Inglaterra, a causa de los sentimientos anti británicos existentes en esas colonias, se trasladaron a las islas. Debido al gran número de colonos británicos en las islas, la soberanía del archipiélago se traspasó de España al Reino Unido, siendo las Bahamas declaradas colonia británica en 1784. En plena Segunda Guerra Mundial, el Duque de Windsor (anteriormente el rey del Reino Unido Eduardo VIII) fue nombrado Gobernador general de las Bahamas. Viajó a esas islas en compañía de su esposa, la duquesa de Windsor Wallis Simpson en 1940, para ejercer el cargo de Gobernador general hasta 1945. En 1973, los habitantes de las Bahamas votaron a favor de la independencia y se declararon independientes del Reino Unido, aunque permanecieron dentro de la Mancomunidad Británica de Naciones (Commonwealth).

Las Bahamas es una monarquía constitucional hereditaria que pertenece a la Mancomunidad de Naciones, o Mancomunidad Británica de Naciones. El monarca británico, como jefe de Estado, es quien designa a su representante en el lugar, el Gobernador general. El poder ejecutivo es ejercido por el Gabinete, a cuya cabeza se encuentra el primer ministro, institución que aparece en 1955 con las primeras elecciones parlamentarias en el archipiélago.

El poder legislativo recae en un sistema de parlamento bicameral. Está compuesto por dieciséis miembros del Senado (nombrados por el Gobernador general) y cuarenta miembros de la Cámara de Representantes, elegidos directamente por la población. El Consejo Privado del Comité Judicial de Su Majestad es la más alta corte en las Bahamas; le sigue la Corte de Apelaciones, la Corte Suprema, con doce jueces, y las Cortes de Magistrados. Los partidos políticos principales son el Movimiento Nacional Libre (Free National Movement – FNM) y el Partido Liberal Progresista (Progressive Liberal Party – PLP).

 

Las convulsiones de la naturaleza y sus daños, no son nada si se comparan con los que causan las borrascas del cerebro de algunos líderes

La rueda dentada del tiempo, que empieza a rodar en septiembre, une el destino de las personas y animales al ciclo agrario de las semillas, los frutos y las cosechas. Aunque el otoño es una estación melancólica llena de colores delicados, no obstante, suele regalar al planeta una cadena de tifones, huracanes y otros cataclismos, pero estas convulsiones de la naturaleza, a la hora de producir terribles daños, no son nada si se comparan con las que causan las borrascas desencadenadas en el cerebro de algunos líderes mundiales. Las tormentas más peligrosas no son las que produce la atmósfera, sino las que se generan dentro del cráneo de Donald Trump, de Kim Jong-un o de Vladímir Putin, puesto que sus nefastas consecuencias pueden ser planetarias e irreversibles. A veces este meteoro cerebral también se da en políticos de poca monta. Ahí están Quim Torra y Carles Puigdemont, líderes de tercera regional, cuyo cerebro inane, precisamente por su mediocridad, es capaz de desencadenar una gran tragedia en su pequeño país debido a la emoción incontrolada de un ideal que bulle bajo su cuero cabelludo. El otoño también es una estación en la que junto al ciclo agrario comienza el curso político y cultural. En plena vendimia se producirá la Diada de Cataluña y, sobre su multitudinaria manifestación de estilo coreano exigiendo la independencia, pasarán las bandadas de tordos, garzas y torcaces hacia el sur cuyos gritos en el aire se sumarán al que producen los alumnos en los patios de los colegios e institutos con el reencuentro después de las vacaciones. “Los años se miden por cosechas. A las uvas doradas de la vendimia seguirá la sementera; luego germinará el trigo, que se segará en verano, pero el ciclo de la naturaleza entre el vino y el pan podría quedar arrasado por la borrasca cerebral de algunos políticos inestables…”, advierte el escritor español Manuel Vicent.

España tiene apenas varias semanas para lograr alcanzar un acuerdo en el Parlamento y permitir que el socialista Pedro Sánchez gobierne. Si no es así los españoles volverán a ser convocados a votar. Estos días están preocupados por Dorian, sus vientos y lluvias… En unos días tendrán que afrontar una nueva tormenta en el panorama político nacional, cuyas élites no quieren ponerse de acuerdo. De aquellos tiempos de unidad nacional franquista y falangista hemos pasado a tiempos de desunión nacional izquierdista y derechista… Como si el peinado masculino hubiera entrado a formar parte del mundo del arte, algunos peluqueros de moda ya se atreven a firmar como una performance exclusiva el tinte y corte de pelo de famosos deportistas, actores y otras celebridades. Al margen de esta tendencia artística, algunos caballeros acostumbran desde siempre a teñirse el pelo de negro azabache y entre ellos los hay que llevando las greñas de un lado a otro componen su propia instalación para ocultar una incipiente calvicie. Este complejo se puede entender entre individuos que no se aceptan como son, pero en un político denota una inseguridad que debería alertar al ciudadano.

Si un político no sabe enfrentarse a este pequeño problema que tiene su cabeza por fuera, no esperes que pueda resolver los que tenga por dentro su cerebro y menos los de todo un país a la hora de gobernar. En el momento en que el pelo de Felipe González comenzó a encanecer se convirtió en un político respetable; en cambio, los ‘peperos’ José María Aznar y Mariano Rajoy han mostrado siempre el pelo del color ala de cuervo, falso e inalterable, ajeno a la vida. A Barack Obama se le puso el pelo blanco como consecuencia de promesas incumplidas y de bombardeos criminales no evitados. Por otra parte, nadie sabe cuántas convulsiones cerebrales de bebé furioso seguirá cubriendo la empalizada teñida de calabaza, que Donald Trump exhibe en el cráneo. Los problemas de la Monarquía ya están coronando de canas la testa real de Felipe VI, y si Pedro Sánchez perdura en el Gobierno pronto una ceniza prematura comenzará a ascender por las patillas hasta cubrir por entero su cabeza como señal de su responsabilidad e impotencia, de sus dudas, insomnios y fracasos, de la angustia ante el famoso sapo con el que deberá desayunarse cada mañana. El presidente tendría que dejarse puesta esa ceniza aunque solo fuera para demostrar que el poder es una carga insoportable. Estamos en tiempos de huracanes lentos, con un Dorian de Oscar Wilde atreviéndose a amenazar al mismísimo Donalt Trump y sus ‘Estados Desunidos de América’.

El humorista cubano Alvarez Guedes describió el paso huracán San Andrew, un 24 de agosto de 1992… https://www.youtube.com/watch?v=QXBrFR0JL98&feature=youtu.be

@BestiarioCancun

www.elbestiariocancun.mx

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *