Los negros de piel blanca, blanco de la magia negra

PINCELADAS

SANTIAGO J. SANTAMARÍA GURTUBAY

Los albinos de África, un grupo humano en peligro por su condición genética, nos sorprenden con un desfile de moda en Nairobi, en una noche de albina luna llena, la misma que contemplamos en Cancún…

 

Si hay un continente en el que las personas con albinismo destacan sobre el resto es, sin duda, África. Allí cualquier persona con pigmentación reducida o inexistente es identificada como diferente al resto de manera inmediata. Durante años esa diferencia era rechazada y ocultada. Muchos niños con albinismo desaparecían al nacer, asesinados a menudo por sus familiares, por las creencias de mala fortuna que ese nacimiento traería a la familia. Más tarde la brujería y las horribles tradiciones mágicas cambiaron de sentido. Se extendió la fatal idea de que se podía garantizar una buena salud, suerte, riqueza y parabienes en la vida para todos aquellos que poseyeran un trozo del cuerpo de una persona con albinismo. Tan irracional como suena, tan increíble como parece. La ciudad keniata de Nairobi volvió a sorprendernos con un desfile de moda de albinos, eligiéndose al Míster y Miss Albino de Kenia, Tanzania y Uganda. El eslogan: ‘Acéptame, inclúyeme’…

Lluís Montoliu es investigador en Biología Molecular y Celular, Centro Nacional de Biotecnología (CNB – CSIC) de España. El autor recibe fondos del Ministerio de Ciencia, Innovación y Universidades. En una columna periodística  nos describe la persecución, secuestro, mutilación y asesinato de personas con albinismo en diversos países del Continente Negro que todavía hoy, en 2019, sigue presente. Desde 2010 se han producido más de 700 casos de agresiones, mutilaciones y muertes. “Muchas personas en el mundo son perseguidas, secuestradas, mutiladas y asesinadas por sus creencias religiosas, por su identidad sexual, por su género (por ser mujeres), por disputas entre países, por residir en zonas de guerra, por robos, asaltos y otros múltiples delitos relacionados con la pobreza. Pero no existe un caso parecido a las personas con albinismo en África, amenazadas debido a lo que son, a su condición genética”.

Se trata del grupo humano en mayor peligro por motivos genéticos. Por ello Naciones Unidas instituyó en 2015 el Día Internacional de Sensibilización sobre el Albinismo y acordó que recordaríamos esta condición genética y las amenazas y sufrimientos que padecen, especialmente en África, cada 13 de junio. Este pasado jueves volvimos s recordarles… El albinismo es una de las más de 7.000 enfermedades raras o condiciones genéticas poco frecuentes que conocemos. Las personas con albinismo se caracterizan por tener una visión muy limitada, anómala, producto de un sistema visual que se ha desarrollado anormalmente. Muchas de ellas (pero no todas) presentan, además, pérdidas importantes o totales de pigmentación. Este es el carácter que primero se distingue, pero no la limitación más importante que presentan, que en general es el déficit visual. La falta de pigmentación puede gestionarse con relativa sencillez en nuestro mundo occidental. El uso de cremas solares protectoras, ropa adecuada, gorras y sombreros, gafas oscuras y la posibilidad de estar gran parte del día protegidos y a la sombra garantizan que su desprotegida piel no tenga demasiadas ocasiones para quemarse.

En cambio, en África el mayor enemigo que tienen las personas con albinismo (además de los asesinos que trafican con partes de su cuerpo) es el propio sol. Ante la imposibilidad de usar cremas protectoras, la falta de ropa adecuada y debido a su sobreexposición diaria a la radiación solar acaban desarrollando lesiones cutáneas. Estas pueden malignizar, derivar en metástasis y acabar con su vida de forma muy prematura. En África las personas con albinismo difícilmente superan los 40 años de edad. Todas estas muertes son evitables, gratuitas e innecesarias. Las personas con albinismo nacidas en África pero criadas en Europa o en América, con acceso a cremas, ropa, gorras y sombra, tienen una piel impecable y no sufren ni quemaduras ni lesiones tumorales. El albinismo afecta a pocas personas, una de cada 17.000 aproximadamente en el mundo occidental. Esta cifra puede multiplicarse por 10 en países africanos en los que son perseguidos. El motivo es que tienden a agruparse para protegerse y forman parejas entre ellos. Al ser casi todos del mismo tipo de albinismo, todos sus hijos también lo serán, lo que aumenta de forma artificial el porcentaje de casos.

Nairobi es la capital y mayor ciudad de Kenia. El nombre Nairobi proviene de la frase masái Enkare Nyorobi, que significa “el lugar de aguas frescas”. No obstante, es conocida popularmente como la “Ciudad Verde en el Sol”. Fundada por los británicos en 1899 como un simple depósito ferroviario en la vía que une Mombasa a Uganda, la ciudad creció rápidamente hasta convertirse en la capital de África Oriental Británica en 1905, y finalmente, la capital de la república de Kenia libre en 1963. La ciudad se encuentra a orillas del río Nairobi, en el sur de la nación. Es la más poblada de África Oriental, con una población urbana estimada de entre 3 y 4 millones de habitantes. Actualmente es la cuarta ciudad más grande de África y una de las más prominentes, tanto política como económicamente. También es un centro social y es por eso que se atrevió a celebrar un desfile de moda para personas con albinismo, una verdadera fiesta de la integración para defender la dignidad de un grupo habitualmente discriminado. Una maquilladora colorea las mejillas de Elsie Mutheu, de seis años, justo antes de participar en el concurso de Miss Albinismo África Oriental, a finales de noviembre de 2018. Un total de 30 participantes de Kenia, Tanzania y Uganda compitieron bajo el tema ‘Celebrando la belleza del color’ en un certamen cuyo objetivo es sensibilizar a la sociedad acerca de los enormes obstáculos que tienen que sortear las personas albinas, incluidos el estigma y la violencia. Una niña albina posa en un sofá junto a otros dos participantes mientras les toman unas fotografías antes del concurso de Míster y Miss Albinismo. Una mujer se toma un autoretrato con las jóvenes modelos albinas Shirlyne Wangari y Rebecca Zawadi. El concurso fue organizado por la Sociedad de Albinismo de Kenia. Una mujer se toma un autoretrato con las jóvenes modelos albinas Shirlyne Wangari y Rebecca Zawadi. Tratamiento de belleza previo a la participación de un joven en el concurso de Miss y Míster Albinismo. Los ganadores del certamen obtuvieron premios en efectivo y actuarán como embajadores de las organizaciones socias durante un año.

Varias mujeres se colocan en fila para salir a desfilar por la pasarela. El albinismo es una condición hereditaria rara, que conlleva la falta de pigmentación en el cabello, la piel y los ojos, causando vulnerabilidad al sol y la luz intensa. Pies blanquísimos y tacones altísimos, listos para salir a desfilar por la pasarela. Una de las participantes se ajusta su tiara de caracolas antes de salir a desfilar. El albinismo es más prevalente en África subsahariana que en cualquier otro lugar del mundo. Naciones Unidas calcula que se produce en una media de 1 de cada 5.000 a 15.000 personas. En Tanzania y Zimbabwe, su presencia es mayor. Varios hombres albinos esperan entre bastidores para salir a desfilar.  Las niñas albinas Elsie Lynn, de seis años; Shirlyn, de de siete, y Rebecca Zawadi, de ocho, posan para un fotógrafo detrás del escenario antes de desfilar sobre la pasarela. El concursante keniano Clinton Ontita se deja fotografiar entre los bastidores del concurso. Las personas con albinismo son atacadas en ocasiones e incluso asesinadas en algunos países africanos debido a una creencia falsa: que las partes de su cuerpo sirven para fabricar pociones mágicas con diversos fines.

El concursante tanzano Emmanuel Silas desfila sobre la pasarela ataviado con una manta masai. El certamen, que pretende superar el estigma al que se enfrentan los albinos, destacó el eslogan ‘Acéptame, inclúyeme’. El concursante tanzano Emmanuel Silas desfila sobre la pasarela ataviado con una manta masai. Rabecca Zawadi, de ocho años, es modelo pese a su corta edad y sabe posar para ser retratada. Un participante desfila con un traje tradicional. Los pacientes con albinismo presentan mayor riesgo de lesiones cutáneas por exposición a luz solar, y con frecuencia padecen cáncer de piel en edad temprana. Un aspirante desfila con traje y camisa. Es habitual en países subsaharianos que las personas con albinismo no tengan suficiente información ni medios para protegerse del sol y los médicos tampoco dispongan de formación ni instrumental adecuados para realizar ciertas operaciones. Necesitan cremas de protección solar alta, ropa y gafas de sol con filtros. En muchos casos, estos artículos son un auténtico lujo.

El concursante número 11 desfila y actúa en la pasarela con traje tradicional de pieles y arma incluida en el atuendo. Todas las supersticiones que rodean a los albinos provocan que estén aislados e incluso escondidos para no sufrir secuestros o asesinatos, lo que complica cualquier acción para ayudarles. No solo se desfila, también se baila durante el concurso de Miss y Míster Albino. Como dos concursantes, que danzaron en contra del estigma y a favor de la inclusión de las personas con albinismo en África. Era su ‘Saturday Night Fever’ (Fiebre del Sábado Noche), evocando la película estadounidense de 1977, dirigida por John Badham y protagonizada por John Travolta y Karen Lynn Gorney.  Nairobi tiene ya a sus Tony Manero y Stephanie Mangano. ‘Acéptame, inclúyeme’ es la consigna.

@BestiarioCancún

www.elbestiariocancun.mx

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *